Alex apuesta por reinventarse

Reinventarse o Reinventarse

En algunos países nórdicos o en Estados Unidos, reinventarse es algo más o menos normal.

No hay un límite de edad para cambiar de profesión, mudarte a otro estado o país, emprender, fracasar, volver a empezar…

Sin embargo, aquí es como más sorprendente, se supone que cuando alcanzas cierta edad, ya debe estar todo “en su sitio”, pareja, hijos, carrera… Todo encaminado por el carril por el que la sociedad, o incluso tu familia te condujo.

Son maneras diferentes de afrontar la vida.

Tengo compañeras escandinavas, que tras 20 años de profesión, decidieron reinventarse, volver a su país (con todo lo que eso supone cuando llevas tanto tiempo fuera) y cambiar de empleo. No les fue difícil encontrar trabajo a pesar de buscar en otros sectores, su experiencia era valorada. Las “tablas” que habían adquirido por vivir en otros países, por trabajar cara al público, por hablar distintos idiomas… todo ello sumaba. La edad no les penalizaba, al contrario.

Desgraciadamente, si hubiera sido al revés, me temo que no hubiera sido tan fácil reorientar sus carreras. Aquí si tienes más de 40 ya no interesas profesionalmente. Supongo, quiero pensar, que no en todos los sectores ocurre lo mismo.

Pronto reinventarse ya no será una opción, será imprescindible para seguir adelante.

La pandemia ya nos está obligando a muchos a reinventarnos, a buscar otras vías. Desde empresas que modificaron su cadena de producción para elaborar productos necesarios ante la crisis sanitaria, a empresas que finalmente entendieron la necesidad de tener presencia online.

Con la próxima revolución tecnológica, a la vuelta de la esquina, seremos muchos los que perderemos el trabajo, muchos oficios desaparecerán, muchos seremos sustituidos por máquinas, pero también aparecerán nuevos empleos. Lo que no es tan evidente es saber cuáles serán esos empleos. Si tienes hijos, ¿qué estudios les recomiendas para que tengan “salida”?

Pues bien, estudiosos del tema, como el historiador y escritor Yuval Noah Harari, apuestan no por unos estudios en concreto, sino por entrenar la mentalidad flexible.

En un futuro, triunfarán los que tengan mayor capacidad de adaptación al cambio,

características como la resiliencia, la adaptación y la flexibilidad serán clave para salir adelante.

Vamos, que no quedará otra que reinventarse o reinventarse.

Y como defiende la doctora Carol S. Dweck, nunca es tarde para aprender, para formarte. Es cuestión de empeño, de tenacidad, de esfuerzo, o de lo que ella denomina growth mindset (mentalidad abierta). Las mujeres LaMaRR sabemos lo que es la formación constante, incluso lo que supone regresar a la universidad pasados los 40 (y muchos).

No es fácil, requiere muchos sacrificios, y quizás no tengamos la agilidad mental de una veinteañera, pero a perseverantes no nos ganan.

Somos fuertes, somos resilientes, y juntas… juntas somos imparables!

¿Qué hay de ti? ¿Tienes mentalidad abierta? ¿Te has reinventado recientemente o tienes pensado hacerlo? Cuéntanos tu experiencia.

Foto de Alex Musetti ©LAMARR

Published by

Deja una respuesta