Detox no sé, pero qué ricos están

¿De verdad necesitas hacer un détox?

¿Debes hacer una limpieza con zumos? ¿Necesitas 8 vasos de agua al día? ¿Es realmente necesario tomar suplementos y plantas para depurar? 

A veces el cuerpo te pide chocolate y a veces (no tantas) te pide una limpieza general. 

Cuando llega septiembre parece como si le dieran de nuevo con la manivela al mundo y al empezar a rodar nos diéramos cuenta de lo oxidadas que estamos. Hemos cargado pilas durante las vacaciones peeeero… a veces nuestro cuerpo y nuestra mente nos piden una depuración, un reseteo que puede ser a lo Marie Kondo con los trastos de los armarios, o en modo healthy en nuestro propio cuerpo, con las múltiples versiones détox que existen.

Si te inclinas por la opción healthy, puedes hacerlo a través de muchos métodos: curas con sirope y limón, carbón activado; tés purificadores y retiros de ayuno en lugares de ensueño (a veces a precios de pesadilla) que te prometen salir renovada y con un cuerpo más limpio que la conciencia de cristo. 

Lo de purificarse viene de lejos. Existe un interés ancestral por eliminar del cuerpo impurezas y fluidos nocivos. Los terapeutas new age de la Edad Media ya pusieron de moda las sangrías, purgas, ayunos… 

Hoy en día el deseo de librarnos de lo que supuestamente nos contamina ha adoptado la palabra “detox” y ha pasado a formar parte del “gran mercado depurativo”. Pero depurarse de verdad es algo más complejo que echar desatascador por una tubería y dejar correr el grifo… antes deberíamos tener nociones de cómo funciona el hígado. 

La Dra. Jen Gunter, experta en salud femenina, lo explica de forma muy gráfica: “Cuando pienses en tu hígado imagínate una fábrica que funciona las 24h”. Este órgano separa las sustancias que llegan a tu cuerpo para que puedan ser útiles o eliminadas como desechos en la bilis o por los riñones en forma de orina. Es como cuando abres la maleta después de un viaje y separas la ropa que aun puedes utilizar y el resto lo pones en la lavadora (con prelavado).

Cuando tomas “cosas y mejunjes” para ayudar al hígado a eliminar toxinas, tu estómago las digiere, los nutrientes se absorben en la sangre y luego llegan al hígado. Pero la verdad es que tu hígado procesa estos nutrientes igual que todo lo demás. No hace distinciones. Algunas hierbas y suplementos pueden ayudar, pero, entre nosotras, no hacen milagros.

Entonces, ¿cómo hago mi détox si no tomo zumos verdes? Pues es tan fácil que suena aburrido. 

Lo mejor que puedes hacer es no fumar, comer sanote (sin azúcares simples ni ultraprocesados), hacer ejercicio cada día y dormir lo suficiente como para que tu cuerpo se sienta descansado y te levantes con energía.

¿Eres de cañita, vinito o vermutillo? Pues que sepas que tampoco le molan a tu hígado (con o sin diminutivos). Hay que moderar y mucho la toma de alcohol (si no puedes prescindir de él) y, por último, revisa con tu médico los medicamentos que te tomas porque algunos pueden dañar el hígado y lo que te arreglan por un lado te lo estropean por otro. Medicamentos sí, pero solo cuando sea imprescindible. Y eso también va por el paracetamol y el ibuprofeno, que nos tomamos con demasiada alegría. 

Por último, cuidado con los suplementos y hierbas, sobre todo lo que se comercializa como de musculación o para perder peso, porque no están ni de lejos tan bien regulados como pensamos. Así que habla con el médico antes de usarlos. 

El lucrativo negocio del autocuidado y de los détox no son una excepción respecto al resto de negocios. Tiene una finalidad clara: vender. Y lo consiguen con unas cifras astronómicas que cada año van en aumento. 

El mejor autocuidado que puedes hacer es aprender más sobre tu cuerpo, eliminar información basura y adoptar unos hábitos de vida saludables. ¿Ya estamos otra vez con los hábitos de vida saludables? 

Insisto, de tan simple puede parecer aburrido y nada glamuroso… pero es lo único que funciona.

Ánimo con la rentrée otoñal. Y recuerda, come bien, duerme y haz un poco de ejercicio.

Foto de Sonia Sanmartí ©LAMARR

Publicado por

Deja una respuesta